Educación para la ciudadanía global propulsada por el arte

Desplazarse para leer

Un proyecto social de São Paulo demuestra que el arte es un poderoso camino que conduce a compartir ideas a nivel global, a promover el pensamiento creativo y colaborativo sobre los retos más grandes a los que nos enfrentamos.

La pandemia por COVID-19 inició una crisis de salud pública que llamó la atención sobre otros retos globales urgentes. De acuerdo con Boaventura Sousa Santos, una profesora portuguesa de economía, un reto fundamental que es determinante para resolver muchos otros es el desarrollo de habilidades para el diálogo intercultural. Las artes tienen un papel fundamental que jugar en este proceso.

Desde Collezionista fundamos en São Paulo un proyecto social en la economía creativa, llamado A_ARCA, para facilitar la educación para la ciudadanía global a través del arte. A_ARCA convoca a una audiencia plural proveniente de ONGs, el sector privado, el sector público y las artes. La audiencia es diversa en términos de edad, género, etnicidad y ubicación geográfica y se involucra en conversaciones en línea a través de un enfoque de enseñanza innovador inspirado tanto por el trabajo de Santos como por el del educador Paulo Freire, el filósofo Edgard Morin y la activista social bell hooks. A_ARCA trabaja hermanando las temáticas de la agenda de educación para la ciudadanía global con artistas contemporáneos de los cinco continentes que abordan estos temas en sus obras.

Las conversaciones empiezan con la formulación de preguntas problemas a través de la obra de los artistas. Algunos ejemplos son “¿qué define lo femenino?” (basada en la obra de Fabiana Faleiros y la temática de la equidad de género), “¿qué quiere decir libertad en el mundo digital?” (basada en la obra de Constant Dullaart y el análisis crítico de las redes sociales), y ¿quién vive, en el siglo 21, en el imaginario colonial?” (basada en la obra de Kiluanji Kia Henda y la herencia histórica del esclavismo).

Se motiva a los participantes a que dejen de ser solamente pensadores para convertirse en hacedores, que identifiquen acciones que puedan tomar para abordar el tema al responder preguntas como “¿qué vas a hacer mañana de manera diferente?”

La definición de lo femenino varía de São Paulo a Aracaju a Lisboa; también varía entre la visión de una persona de 18 años de edad y una de 72. Además varía para una mujer gay versus un hombre trans, y así sucesivamente. Pero esta consciencia nos afecta a todos, todos los días, en nuestras relaciones con otras personas y nuestras ideas sobre equidad de género en casa y en el trabajo. En las conversaciones de A_ARCA se comparten múltiples perspectivas y se construye entendimiento mutuo.

Los participantes responden a estas preguntas por sí mismos y revisan cómo han sido respuestas por filósofos y antropólogos. Luego revisan obras de arte que enriquecen la comprensión de estas preguntas, inicialmente sin información de contexto o interpretaciones sugeridas. Finalmente, los participantes votan por sus respuestas preferidas y justifican sus votos, lo cual típicamente conduce a una animada conversación entre un grupo de personas diverso.

En la guía pedagógica de la UNESCO para la Educación para la ciudadanía global se recomienda que los participantes mayores de 18 años de edad vayan más allá de la teoría y pasen a la acción. En este punto del proceso se motiva a los participantes a que dejen de ser solamente pensadores para convertirse en hacedores, que identifiquen acciones que puedan tomar para abordar el tema al responder preguntas como “¿qué vas a hacer mañana de manera diferente?”.

Al final, los participantes se convierten no solamente en hacedores sino en creadores. Grada Kilomba comenta que cuando escribimos nuestra historia pasamos de ser el objeto en la historia de alguien más para convertirnos en el sujeto de nuestra propia historia. Esta idea empoderadora nos inspiró a agregar una pregunta adicional a la estructura de las clases, posibilitando que los participantes creen su propia historia: “¿qué harías si fueras un artista que estuviera planeando su próxima obra de arte?”. Los participantes, que al principio se muestran resistentes y no están acostumbrados a pensar creativamente, empiezan a desarrollar gradualmente las habilidades y la confianza para pensar como artistas (visualmente, creativamente, intuitivamente), y a compartir sus ideas de manera colaborativa con el grupo. En algunos proyectos hemos recolectado y entregado esta información a los artistas, creando una conexión entre el artista y la comunidad.

Silvia Uemura, una ingeniera de ascendencia japonesa residente en Sorocaba y la fundadora de Work Industrial, una empresa que aconseja a las industrias cuyos productos y producción económica tienen un impacto sobre millones de personas en Brasil, se unió a 10 sesiones de uno de los grupos de discusión de A_ARCA. A lo largo del proyecto estuvo expuesta a las realidades de las comunidades indígenas a través de la obra de Ernesto Neto, a los peligros del capitalismo a través de la obra de Thomas Hirschhorn y a la vida social de los objetos a través de la obra de Rachel Whiteread. De acuerdo con Silvia, la metodología de A_ARCA implica que no solamente descubre artistas y temáticas, sino que además los experimenta de maneras que son inmediatamente aplicables a su trabajo. 

Silvia explicó que hay muchos aspectos positivos que se desprenden de haber obtenido sensibilidad, diálogo intercultural y habilidades de ciudadanía global en un ambiente plural: “Estudio arte por razones bastante pragmáticas: los estudios constantes en arte desarrollan mi creatividad, así como las habilidades de comunicación y pensamiento crítico que me permiten observar el comportamiento de mis clientes nuevos, comprender cómo ven el mundo y traducir mejor el alcance del trabajo para ellos. Al escribir un mejor informe del alcance del trabajo en su sector industrial, luego puedo ofrecer una mejor coherencia entre lo que ellos necesitan y lo que van a recibir de la inversión que hacen, mejorando la correlación costo-beneficio del proyecto”.

Malu Mendes, una especialista en marketing digital con ancestros Negros e indígenas, se sintió conmovida por otro aspecto del proyecto: “Me inspiró estudiar las obras de arte de Sondra Perry, no solamente porque es una mujer Negra, sino también porque representan cómo los agentes sociales y tecnológicos como los algoritmos afectan nuestra identidad. Obras de arte como Graft and Ash for a Three Monitor Workstation (que trata el tema de cómo las bibliotecas de avatares no ofrecen opciones para representar a las mujeres Negras con sobrepeso) y Eclogue for [in]HABITABILITY (sobre la forma como los paisajes son racializados) me hicieron recordar momentos transformativos de mi niñez. Esto me condujo a leer más sobre la vida de los niños y a investigar estadísticas relacionadas. Al final, reavivó mi deseo de ofrecerme como voluntaria en ONGs como Projeto Axe. Este diálogo me hizo creer que puedo transformar mi contexto a medida que cuido las palabras que uso en mi discurso, he aprendido a escuchar mejor, a comportarme diferente en mis relaciones y a intentar reconfigurar las dinámicas de mi familia. En el trabajo, demostró cómo se puede usar la tecnología para lograr cambios positivos y con potencial de crecimiento”.

A_ARCA ha logrado surtir impacto sobre 5.000 personas en menos de tres meses desde su lanzamiento. Con la expectativa de que el sector educativo crezca en un 20% cada año durante los próximos cinco años[1] Investigación presentada en un seminario en línea de la Singularity University en Marzo 2020: https://www.crowdcast.io/e/covid-19-virtual-summit/ y con referentes como el profesor de filosofía Michael Sandel, cuyas clases también basadas en el diálogo pueden involucrar a trece millones de personas en línea, el proyecto tiene el potencial de alcanzar a una amplia audiencia en todo el mundo.

El propósito de este proyecto social es la creación de un salón de clases global dedicado a reimaginar desde lo virtual una educación para la ciudadanía global basada en el arte. También es un vehículo que cruza fronteras, expande la conexión y le ofrece al público las habilidades para convertirse en agente de cambio de la economía creativa en relación con temas urgentes de la agenda global. A_ARCA está demostrando que el arte contemporáneo comprometido puede ser el detonante adecuado para atraer a audiencias que discutan sobre temas transformativos y, juntos, propongan ideas, acciones y visiones para crear un mejor futuro.

References

1  Investigación presentada en un seminario en línea de la Singularity University en Marzo 2020: https://www.crowdcast.io/e/covid-19-virtual-summit/

La cultura nos conecta