Financiación para las industrias creativas y culturales en África: Soluciones sostenibles

Desplazarse para leer

El acceso a la financiación y la asesoría empresarial especializada aún son limitados para las startups y las empresas en crecimiento en el sector de las industrias culturales y creativas en África Una consultora empresarial le está apuntando a llenar esos vacíos a través de una plataforma especializada.

Hatch Africa se especializa en África y en las industrias creativas, y apoya a emprendedores, innovadores y pioneros a incubar sus empresas, proyectos e iniciativas al ofrecerles consultorías y entrenamientos hechos a la medida, de alta calidad y vanguardistas.

Hatch Africa se ha enfocado en abordar la falta de opciones financieras y de desarrollo empresarial especializadas para las industrias creativas en todo África desde sus orígenes en 2012. Estas empresas han demostrado tener el potencial de convertirse en marcas globales, crear múltiples empleos y generar riqueza para las comunidades y mejores entornos sociales.

Sin embargo, este potencial se ve truncado debido al acceso limitado a financiación y a asesoría empresarial, particularmente en el caso de los proyectos y las empresas que requieren menos de 5 millones de libras esterlinas; así como por un flujo de inversión irregular hacia las industrias culturales y creativas (ICCs) en África, atribuible no solamente a la disponibilidad del capital sino también a la falta de comprensión, por parte de los inversionistas y los creativos, de los procesos de inversión y cómo funcionan dentro de las industrias creativas.

A lo largo de 2019 condujimos una investigación sobre la financiación de las ICCs en África que King’s College London publicó en forma de un capítulo de un libro en Octubre de 2020. Hicimos una revisión profunda del acceso y el desembolso de financiación en las ICCs y del concepto asociado de apoyo empresarial. La investigación demostró que las inversiones exitosas ocurren cuando los creativos tienen una comprensión integral del modelo de inversión que se ajusta a su modelo de negocio. Si bien la financiación de las ICCs en África ha ganado un nuevo protagonismo durante la última década, encontramos que los mecanismos y pautas de financiación, así como el apoyo que estos negocios necesitan y que se les ofrece, aún necesitan evolucionar si se desea liberar todo el potencial de este sector.

Retroalimentación del tutor
Crédito fotográfico: Hatch Africa
Hatch Africa, TEDx Accra
Crédito fotográfico: Hatch Africa

Los financiadores y los inversionistas con frecuencia preguntaban si había compradores para el contenido creativo Africano e incluso si existía una industria creativa en África

La visión de Hatch Africa es una visión de incubación, inversión e impacto. Definida según nuestra experiencia diaria y los hallazgos de nuestra investigación, nuestra meta es atajar los vacíos y las necesidades existentes a través del montaje de una plataforma especializada que incluye una aceleradora de empresas que ofrece desarrollo empresarial y apoyo técnico tanto antes como después de la inversión (en espacios físicos y en línea), así como un fondo que supla las necesidades de crecimiento y desarrollo de las empresas creativas que están surtiendo impactos económicos, sociales e ideológicos en África. Estamos en proceso de buscar inversionistas que compartan esta visión para lograr estos planes.

El viaje de Hatch hacia la creación de la plataforma especializada Hatch Africa ha durado más de cuatro años y se ha enfrentado a varios retos. El más importante de ellos es la falta de comprensión: por un lado, por parte de las agencias de desarrollo de lo que es la financiación de impacto; y por el otro lado, por parte de las personas del sector financiero de lo que es África y lo que son las industrias creativas. Los financiadores y los inversionistas con frecuencia preguntaban si había compradores para el contenido creativo Africano e incluso si existía una industria creativa en África, sin mencionar si estaban establecidos los bancos, los garantes y sistemas financieros a nivel local para poder administrar las inversiones en el sector. Simultáneamente, la mayoría de los creativos que entrevistamos reportaron una comprensión limitada de los mecanismos de inversión y las oportunidades disponibles para ellos.

Desde 2012, Hatch Africa se ha esforzado por elevar el perfil del contenido creativo Africano ofreciéndole a los emprendedores habilidades y conocimientos a través de programas de desarrollo empresarial e incubación, educando a las audiencias al acercarlas y darles acceso al contenido, y abogando y haciendo lobby para que los gobiernos inviertan en programas de fomento de capacidades. También seguimos explorando y avanzando sobre algunos aspectos clave de nuestra investigación.

Uno de estos aspectos es la importancia de que las empresas y negocios obtengan, durante todo su ciclo de vida, entrenamiento y apoyo empresarial adecuados y construidos a la medida de sus propósitos. Un ejemplo es el Adire Lounge en Nigeria, que empodera a mujeres y niñas jóvenes de comunidades rurales con habilidades de diseño textil. Hatch Africa le ayudó al proyecto a hacer un viraje, a crecer, y a acelerarse al trabajar de la mano con las fundadoras para desarrollar un modelo de negocio que les permitió fortalecer sus propias capacidades y las de sus beneficiarias. En los dos años que siguieron, le han ofrecido a 250 mujeres entrenamiento en habilidades y hoy en día emplean aproximadamente a un 25% de ellas, mientras las demás tienen las habilidades para montar sus propios proyectos. Este proyecto ya exporta sus ventas a 15 países a nivel global y se encuentra en condiciones de buscar 300.000 dólares para incrementar la capacidad de producción.

Ayada Lab
Crédito fotográfico: Hatch Africa

También estamos buscando cerrar la brecha entre los financiadores, los aliados de desarrollo y las empresas creativas en su ecosistema. Hatch Africa fungió como experto en el desarrollo del programa Adaya Lab, creado por el Goethe Insitute y el Institut Français con el objetivo de apoyar el desarrollo de los emprendedores culturales y creativos en África occidental. A lo largo del proceso de guiar a estas instituciones en el piloto del proyecto pudimos aumentar la comprensión entre todas las partes interesadas en las empresas del ecosistema de las industrias creativas, así facilitando que surgieran intercambios mejor informados mutuamente entre los inversionistas y los beneficiarios, y mostrándole a los aliados los papeles que pueden jugar para permitirle al ecosistema que logre todo su potencial. El programa ya está en su tercer año y los dos institutos han agregado valor para que el programa crezca. Los participantes se benefician del entrenamiento, las becas y las relaciones con la oficina del socio local, la cual tiene los fondos y los recursos para mostrarle sus proyectos a sus redes de contactos.

Estos dos aspectos son centrales en la creación de modelos financieros e intervenciones que reflejan las realidades y los matices del ecosistema creativo. Este es el tercer aspecto que queremos seguir explorando: la importancia de los modelos de financiación, las oportunidades y las opciones que sean específicas a las necesidades de los creativos y las empresas de este ecosistema.

Asa Baako
Crédito fotográfico: Hatch Africa

De cara al futuro no solamente buscamos montar una plataforma especializada, sino también compartir nuestros hallazgos más importantes y nuestra experiencia a través de eventos y publicaciones, apalancando nuestra red y nuestra experiencia, e involucrando a todas las partes interesadas para que abordemos juntos las brechas que hemos identificado e implementemos soluciones viables y sostenibles. Estas soluciones e iniciativas incluyen, pero no se limitan a:

  • Apalancar y fomentar el acceso y las redes a través del establecimiento de alianzas con incubadoras en todo África y alrededor del mundo que puedan implementar el programa de entrenamiento en aceleración.
  • Desarrollar y curar las relaciones con los inversionistas.
  • Hacer lobby y trabajar con los gobiernos para respaldar y desarrollar políticas que permitan adoptar el modelo de financiación y la metodología de Hatch Africa.

Hay mucho más por hacer. El impulso está ahí, la oportunidad es evidente y cada parte interesada puede jugar un papel, dado que esta narrativa es de movimiento y no de inercia. El enfoque de las ICCs es “a alta velocidad, sin esperar a que el semáforo se ponga en verde y pedir perdón después”. Trabajemos juntos para generar un medio saludable y propicio entre este enfoque, el ritmo más lento de las instituciones y los legisladores y la visión de riesgo / retorno y las prioridades de los financiadores.

La cultura nos conecta