Triodos Bank: Financiación de impacto para las industrias creativas y culturales Europeas

Desplazarse para leer

Financiar a las industrias culturales requiere de conocimientos especializados y de un compromiso genuino, así como del reconocimiento del potencial que tiene el sector para lograr un impacto social positivo que transforme y desarrolle la libertad y la creatividad de la gente.

Este artículo no solamente está firmado por mí: está firmado también por todas las personas que trabajan en el sector cultural en Triodos Bank. Puede resultar sorprendente que un banco haga alardes de un equipo de expertos en el sector cultural como también lo hace de los analistas de riesgo que se enfocan exclusivamente en las operaciones que lo financian. Entender cómo llegamos a este punto hace necesario aprender sobre nuestro modelo de negocio como un banco ético líder en Europa fundado hace 40 años.

Nacimos como una institución financiera que busca la transformación social al confiarle dinero a la gente y a las empresas de manera consciente y responsable. Solamente financiamos iniciativas que se enfocan en la economía real. Triodos cree que el sector cultural se articula con este enfoque. Esta es una de las tres áreas en las que trabajamos, dado que la cultura impulsa a la creatividad y fortalece las libertades individuales y sociales. Como un banco ético, creemos que los proyectos culturales ponen a la transformación social en marcha. 

Cuando el financiamiento de un banco ético trabaja de la mano con la cultura se logran impactos de alto valor, no solamente en términos de indicadores económicos sino también debido a que estas fuerzas, unidas, promueven el crecimiento económico inclusivo y sostenible. Fortalecer a las industrias culturales contribuye a un impacto social positivo indiscutible y promueve un cambio real en la sociedad. Las industrias culturales son una fuente de riqueza para nuestros países no solamente debido a su contribución al PIB sino además porque generan capital cultural, promueven la cohesión social, nos conectan y nos inspiran.

El Grupo Triodos ha financiado a la cultura desde sus inicios, apoyando a artistas de distintos contextos artísticos. Nuestro trabajo en el sector logró un mayor impulso en 2002, cuando varias sucursales empezaron a apoyar proyectos artísticos más grandes, a comprender sus necesidades financieras y a crear soluciones hechas a la medida. Desde entonces, hemos seguido construyendo alianzas sólidas y duraderas con iniciativas enfocadas en la industria cinematográfica, las artes escénicas, las producciones musicales, los museos y los centros culturales con el propósito de suplir sus necesidades y ayudarles a cumplir sus metas.

Analizar un proyecto en el sector de la agricultura orgánica o para fundar un hogar para jubilados (iniciativas que caben dentro del alcance de nuestra misión) no es igual que hacer el mismo análisis para una película o una producción teatral, lo cual requiere de una experiencia y una experticia específicas. El sector cultural evoluciona constantemente y desarrolla nuevos formatos e ideas, obligándonos a innovar permanentemente para poder adaptar nuestros recursos financieros a sus necesidades y su ritmo. Hay una diferencia entre el plan financiero de una película que depende de subvenciones o contratos con la televisión local y aquel de una coproducción internacional que cuenta con beneficios tributarios y plataformas de participación digital y que tendrá un papel crecientemente decisivo en el sector audiovisual.

Como grupo europeo, hemos incrementado nuestra financiación a las industrias culturales de solo 34 millones de euros en 2003 a 496 millones de euros en 2020. Me siento orgullosa de este salto; un incremento que se ha producido, principalmente, gracias a nuestra especialidad en cada uno de los países en los que operamos y a las adaptaciones que hacemos a las necesidades de uno de los sectores más importantes de la sociedad; una parte integral de nuestras vidas diarias. Esto nunca ha sido más evidente que a lo largo de la actual pandemia, especialmente durante las largas semanas de confinamiento durante las cuales consumimos más libros, películas y documentales que nunca, visitamos museos en línea o nos refugiamos en la música para poder lidiar con la incertidumbre, la confusión y el miedo. Lamentablemente, un enorme número de empresas de las industrias culturales sufrieron graves pérdidas financieras que alcanzaban los millones en cifras. Esto se debió al cierre de empresas, particularmente en aquellas partes del sector que dependían de los espectáculos presenciales, tales como las artes escénicas, las exhibiciones, los conciertos y los cines.

Esta es exactamente la razón por la cual hemos hecho esfuerzos aún más grandes para financiar a un sector que se ha visto afectado particular y severamente, llegando al punto de tener que cerrar empresas. Desde el principio del confinamiento en España en marzo de 2020, no hemos dejado de trabajar para las empresas y los profesionales del sector. Nos adherimos a las Línea de Avales COVID-19 ofrecidas por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para ayudar a mejorar el flujo de caja de las empresas afectadas por la crisis. Trabajamos con Audiovisual SGR, una sociedad de garantía mutua que se especializa en el sector cultural de España para, junto con el gobierno Español, crear un plan adicional para incrementar el flujo de caja para pequeñas y medianas empresas y trabajadores independientes del sector.

Las industrias culturales son una fuente de riqueza no solamente debido a su contribución al PIB sino además porque generan capital cultural, promueven la cohesión social, nos conectan y nos inspiran

La financiación que Triodos le brinda a las iniciativas y proyectos del sector cultural, así como de otros sectores, genera cambios sociales positivos; los cuales medimos y publicamos en nuestro reporte anual. En 2020 y gracias a los 500 millones de euros ofrecidos para financiar a las actividades de la industria cultural Europea, le ayudamos a 8.4 millones de personas a disfrutar, durante los meses que antecedieron a la pandemia, de eventos culturales que incluyeron al cine, el teatro y los museos. Nuestra financiación también le ha ayudado a cerca de 4.100 artistas y empresas creativas a permanecer activos en el sector cultural, lo cual representa un incremento de casi el 14% comparado con el año anterior. Esto se logró principalmente a través de nuevos préstamos en el mercado Español durante la pandemia, a través del financiamiento de empresas creativas cuyas producciones teatrales, musicales y de danza fueron vistas en vivo o a través de transmisiones digitales por 3.5 millones de personas (2019: 1.7 millones). Nuevas producciones cinematográficas y en otros sectores de los nuevos medios financiadas por Triodos Bank (principalmente en España) fueron vistas por más de 11 millones de personas (2019: 9 millones).

En el momento de decidir si financiaremos un proyecto, nuestra estrategia y nuestra misión en calidad de banco ético nos lleva a enfocarnos, antes que nada, en el impacto. También consideramos que haya un balance adecuado entre la rentabilidad y el financiamiento, junto con un riesgo moderado. La meta final es impulsar al cambio social y ambiental a través del poder transformador del dinero para proyectos que le brindan ese cambio a todas las personas. Este es el caso de las iniciativas artísticas y culturales que están, y siempre estarán, en el corazón de nuestros esfuerzos.

La cultura nos conecta