Creatividad sistemática: todo lo que puedas imaginar es real

Desplazarse para leer

Las artes nos ofrecen un modelo para reimaginar el capitalismo como sistema que nos permita afrontar los mayores retos a los que nos enfrentamos como sociedad.

Pablo Picasso dijo que “todo lo que puedas imaginar es real”. Así que imagina que el capitalismo pueda aprovechar los poderes de la creatividad, la visión, la transparencia, la comunicación, la colaboración y la cultura. Imagina que el capitalismo pueda servir su mejor propósito, el más altruista, de impulsar la prosperidad económica global. Imagina que el capitalismo pueda estar en manos de líderes que se esfuercen por lograr rentabilidad empresarial a largo plazo con el fin de suplir las enormes demandas de nuestra compleja sociedad. Imagina que las finanzas puedan ser el vehículo para esta forma de capitalismo. Imagina que las finanzas puedan inspirarse en la creatividad que es inherente a las artes.

Pues sí pueden.

Del jazz aprendemos acerca de la experimentación, la colaboración, el respeto, el patrimonio y de nuestra supervivencia misma. De la fotografía aprendemos tanto sobre las imágenes fijas como acerca de los patrones de cambio; y de la escultura aprendemos sobre la dimensionalidad, la precisión y la destreza. Y cada una de estas habilidades es increíblemente importante para las finanzas, las inversiones y el capitalismo. De hecho, son cruciales. También son la representación de algo que Albert Einstein entendió profundamente: “la creatividad es la inteligencia cuando se divierte”.

Lo que no es divertido, lo que es más bien espantoso, es vivir en un mundo en el que millones y millones de personas viven sin tener fácil acceso al agua limpia y a la electricidad, donde el clima y los incendios que antes se veían cada 200 años ahora ocurren cada año, donde la escasez de agua y la desnutrición son causantes de malestar social y migración masiva, donde los océanos van a tener más plástico que peces en el siglo que viene, y donde miles de especies se extinguen cada año.

Por otro lado, aunque trabajar para involucrar a los mercados financieros para que encuentren soluciones significará una cantidad de trabajo tremenda, este proceso puede tener el potencial de ser increíblemente gratificante y creativo. Quizás pueda llegar a ser divertido.

Para abordar estas enormes demandas necesitamos un sistema capitalista que haya sido reconstruido sobre la base de la incansable búsqueda de una economía global más regenerativa e inclusiva. Para darle forma a este sistema necesitamos tener conocimiento de las interrelaciones y las interdependencias de todos sus componentes. Este conocimiento, que es esencial para optimizar el poder del capitalismo, depende de la comunicación, la colaboración, el respeto, la empatía y la creatividad… tal como ocurre con las artes.

Necesitamos un sistema capitalista que haya sido reconstruido sobre la base de la incansable búsqueda de una economía global más regenerativa e inclusiva

Y más aún, en palabras de W. Edwards Deming, un innovador temprano del pensamiento sobre sistemas empresariales, “si no puedes describir lo que estás haciendo como un proceso, no tienes idea de lo que estás haciendo”. Cualquier sistema tiene límites, pero ciertamente es más que la suma de sus partes. Está definido por la interconexión, y así es como se puede desatar su poder. 

Este proceso de reimaginar el capitalismo necesita de una creatividad sistemática. El pensamiento lateral y la curiosidad incitan a los grandes inversionistas a preguntarse qué ocurrirá en el futuro y a buscar explicaciones y oportunidades en el presente. Y en cuanto a los resultados de sus esfuerzos, los grandes inversionistas esperan hacer que lo que parecía ser imposible se convierta en inevitable. Hoy en día parecería imposible lograr las aspiraciones consignadas en los Objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Necesitaremos cientos de trillones de dólares invertidos que fluyan hacia el impacto social y ambiental para lograr estos objetivos, que van desde la erradicación de la pobreza y el hambre, la educación de calidad y la reducción de la inequidad hasta la acción climática y la paz mundial.

Necesitaremos transformar el sistema capitalista actual y convertirlo en uno que prometa más para el futuro. No solamente vamos a necesitar una taxonomía del ecosistema del mercado de capitales global, sino también la creatividad para entender cómo acelerar esta forma más consciente de capitalismo. En otras palabras, en el contexto de las inversiones, la creatividad sistemática es la forma para usar la lógica y la razón, junto con la imaginación y la inspiración, para generar ideas que sean sorprendentes, pragmáticas, escalables e intuitivas a la vez. La creatividad sistemática le permitirá a una nueva visión económica de regeneración e inclusión hacerse realidad. Les permitirá a los inversionistas financiar la solución de problemas en nuestro sistema global tan complejo. Nos permitirá canalizar la creatividad hacia estrategias distintas y únicas, así como darle forma a nuestras esperanzas y aspiraciones, a nuestras emociones y nuestras identidades… tal como hacemos con la fotografía, la poesía, la danza, la pintura, la escultura y las artes digitales.

Y así, el camino hacia adelante es a través de la inversión de impacto, que es el sistema a través del cual implementamos análisis ambiental, social y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) de manera intencional y sistemática para suplir las demandas de la sociedad que están consignadas en los ODS. El análisis de ESG es una disciplina que requiere de una comprensión del ecosistema de los mercados de capitales. Y en este momento, las dinámicas del ecosistema financiero están cambiando. Por primera vez, tenemos la confluencia de la atención que se le presta a las problemáticas de nuestras circunstancias sociales y ambientales. Los propietarios de los activos, los gerentes de los activos, la banca de inversión, los académicos, los entes reguladores, los contadores, los abogados, las bolsas de valores, las empresas de seguros y, crucialmente las corporaciones se están despertando a las implicaciones reales de la crisis climática, la inequidad de la riqueza y las crisis que se desprenden de estos retos centrales. Las fuerzas tecnológicas relativamente nuevas están afectando aún más a las dinámicas del sistema financiero: la poderosa ola de las redes sociales que impulsa a la transparencia extrema y comprime el marco temporal de los movimientos sociales; los avances en macrodatos que hacen posible que el ruido de los mercados se convierta en conocimiento predictivo; y la aparición de una nueva generación de inversionistas que exigen mayor autenticidad y responsabilidad. El sistema ahora está listo para una transformación, y tenemos la oportunidad de impulsar al progreso colectivamente, sistemáticamente y creativamente.

En términos generales, sabemos que los sistemas han demostrado ser esenciales para la creatividad. Esto no solamente se debe a que al usar sistemas canalizamos la creatividad y la convertimos en ideas y estructuras de una manera que les permite ser entendidas por nosotros mismos y por otros. También se debe a que los sistemas facilitan un enfoque multidisciplinario para la solución de problemas ambientales y sociales. Como ejemplo y en relación con la necesidad de involucrar al mundo corporativo con la sustentabilidad, necesitamos estándares para la divulgación de factores de ESG que les darían a los inversionistas la transparencia necesaria para evaluar el potencial para lograr objetivos económicos y de rentabilidad reales, así como determinar las implicaciones para la sociedad en términos más generales. En otras palabras, podemos tener un sistema que zanje la distancia entre las exploraciones sociales y las económicas y que haga que sea posible aprovechar simultáneamente la curiosidad y el análisis financieros con el fin de lograr réditos financieros e impacto.

Esto dicho, debemos garantizar que los líderes de nuestra sociedad civil tengan la mentalidad necesaria para el proceso creativo: curiosidad, una mente abierta, confianza, empatía, compromiso…

¿Será que esa mentalidad define a nuestros líderes? ¿Se esforzarán en construir y experimentar con sistemas que despierten la imaginación, cuiden los propósitos y los valores humanos y apoyen sus relaciones? ¿Podremos crear prosperidad global al adaptar creativamente el sistema capitalista para que se aleje de lo que ha sido extractivo y excluyente?

Sólo el tiempo lo dirá, pero con seguridad podemos hacerlo con una comprensión de la urgencia irrefutable de este momento histórico, un compromiso con la transformación y un sistema que nos permita apalancar la curiosidad y la creatividad.

Y a medida que seguimos experimentando y aprendiendo debemos perseverar en la construcción de un sistema a través de estos tiempos de múltiples crisis sabiendo que, como dijo Da Vinci, “el arte nunca termina, solamente es abandonado”.


Divulgación

Esta presentación y sus contenidos tienen fines informativos y educativos únicamente y no debería usarse como base para ninguna decisión de inversión. La información contenida aquí está basada en fuentes disponibles públicamente y cuya credibilidad es confiable pero no es una representación, ni expresa ni implícita, de su precisión, completitud ni exactitud. Nada de la información incluida a través de esta comunicación tiene la intención de ser o debe ser presentada como ninguna clase de consejo, recomendación o respaldo por parte nuestra de ningún asunto legal, tributario, de inversión o de cualquier otra clase; y tampoco deberá ser considerada como una solicitud u oferta de comprar o vender ningún bono, futuro, opción u otro instrumento financiero o como una oferta para ofrecer cualquier consejo o servicio de inversión a cualquier persona en cualquier jurisdicción. Nada de lo contenido en esta comunicación constituye un consejo o servicio de inversión u ofrece opinión alguna con respecto de la idoneidad de cualquier bono, y esta comunicación no tiene consideración alguna sobre los objetivos financieros específicos, la situación financiera y las necesidades particulares de cualquier receptor específico. El desempeño pasado no es garantía de los resultados futuros. La información adicional y la divulgación sobre Pathstone está disponible a través de nuestro Formato ADV, Parte 2A, según solicitud o en www.adviserinfo.sec.gov .

Ningún consejo tributario contenido aquí, incluyendo los adjuntos, está destinado a ser escrito o usado, y no puede ser usado, por un contribuyente con el propósito de (i) evitar penalidades tributarias que puedan serle impuestas o (ii) promover, mercadear o recomendar a otra parte cualquier transacción o asunto tratado aquí.

La cultura nos conecta