Explorar y amplificar las culturas del mundo a través de los videojuegos

Desplazarse para leer

Una colaboración entre un desarrollador de videojuegos y una pionera organización tribal de Nativos de Alaska demuestra que los videojuegos pueden ser un puente, y no una barrera, hacia el entendimiento cultural.

En el mundo contemporáneo que cambia rápidamente, que está permeado por lo digital y cada vez se hace más complejo, hay una preocupación creciente por el hecho de que los jóvenes estén desconectándose de sus culturas, su patrimonio y la sabiduría atemporal de sus mayores. Los voceros de esta preocupación con frecuencia señalan al rápido crecimiento de los videojuegos como uno de los culpables de este fenómeno. Esto es particularmente cierto teniendo en cuenta que la representación de las minorías, los pueblos indígenas y otras comunidades subrepresentadas con frecuencia resulta ejemplificada con ligereza, arrogada, o abiertamente caricaturizada. 

Pero ¿puede este medio increíblemente potente ser aprovechado para explorar culturas de alrededor del mundo de manera auténtica y significativa? ¿Pueden aprovecharse las billones de horas de alta concentración que se pasan jugando (o viendo) videojuegos para conectar a los jugadores tanto con culturas de alrededor del mundo como con su propia cultura; y podría también resultar esto comercialmente viable en un mercado altamente competitivo?

Creemos firmemente que la respuesta es sí, pero también reconocemos que esto no resulta fácil. Apalancar el singular poder de este medio requiere alianzas de múltiples partes interesadas entre desarrolladores de juegos con experiencia demostrada, que puedan atravesar los retos particulares del desarrollo y publicación de juegos, y grupos diversos de personas mayores y jóvenes, narradores, artistas y miembros de la comunidad que puedan, de manera colectiva, representar la voz y la cultura de una comunidad.

Los juegos presentan grandes oportunidades para amplificar, realzar y transformar el arte de la narrativa, especialmente cuando se abordan temas culturales profundamente relevantes

Tal como ocurre con la transición de las historias orales a las historias escritas, los juegos digitales interactivos representan una forma fundamentalmente distinta de narrativa. Los juegos digitales son participativos y son dirigidos por los jugadores. Les dan a los jugadores la potestad de asumir distintos papeles, enfrentarse a problemas complejos, tomar decisiones significativas y explorar las consecuencias de distintas elecciones y estrategias. Son activos en lugar de pasivos. Son inmersivos e interactivos. Los jugadores pueden fracasar de manera segura y recibir retroalimentación por parte del juego, sus pares y sus mentores. Los juegos presentan, por lo tanto, grandes oportunidades (y grandes retos) para extender, realzar y transformar el arte de la narrativa, especialmente cuando se abordan temas culturales profundamente relevantes.

Sky People, Never Alone
Crédito de la imagen: E-Line Media

En E-Line Media exploramos por primera vez la idea de celebrar y amplificar la cultura a través de los videojuegos con Never Alone (Kisimia Ingitchuna), un juego que desarrollamos de manera incluyente junto con el Consejo Tribal Cook Inlet (CITC, por sus siglas en inglés), una pionera organización tribal de Nativos de Alaska. Buscando crear rutas de ingreso sin restricciones como una forma de autodeterminación, CITC decidió dedicarse a hacer inversiones coherentes con una misión y que celebraran su cultura, sus historias y su idioma. También querían inspirar a los jóvenes Nativos de Alaska para que se convirtieran en los capitanes de su futuro. E-Line y CITC se embarcaron en un proceso de desarrollo inclusivo y emprendieron juntos un viaje de dos años hacia la creación del juego. Never Alone no es un juego sobre los pueblos Nativos de Alaska: es un juego hecho junto con la comunidad de Nativos de Alaska.

El juego explora una historia transmitida a través de la tradición de la narrativa oral, está en lengua Inupiat, y presenta 26 “perspectivas culturales” (videos minidocumentales) que se van desbloqueando a medida que se juega. Es un videojuego de plataforma de dos jugadores que enfatiza las temáticas centrales de interdependencia, sabiduría intergeneracional y resiliencia; atributos que le han permitido a los pueblos Nativos de Alaska sobrevivir durante miles de años en uno de los lugares más duros y bellos del planeta.

Never Alone tocó una fibra sensible a nivel global. Ha sido descargado más de cuatro millones de veces, ha sido el objeto de más de 1,000 artículos (incluyendo the Guardian, la BBC, NPR, The New Yorker, LA Times y muchos otros), ha aparecido en más de 75 listas de lo mejor del año, ha sido nominado prácticamente a todos los premios importantes de videojuegos, ganó un premio BAFTA (Academia Británica de las Artes del Cine y la Televisión, por sus siglas en Inglés) y ganó el premio al Juego del Año en el premio Games for Change (Juegos para el Cambio).

El juego es rentable, y CITC ha convertido su participación en las utilidades del juego en acciones de E-Line, convirtiéndose en el accionista más grande de E-Line Media. E-Line y CITC formaron un equipo gerencial conjunto, donde el Director Ejecutivo de CITC se convirtió en el presidente ejecutivo de E-Line y el Director Financiero de CITC asumió la dirección financiera de E-Line.

Grabación de voz
Crédito fotográfico: E-Line Media

Si bien el canal principal del juego es a través de plataformas de entretenimiento para los consumidores, Never Alone también se ha distribuido junto con una guía de enseñanza en todos los distritos educativos en Alaska; y salones de clase alrededor del mundo, desde primaria hasta posgrados, han incorporado el juego en sus currículos. El juego ha sido expuesto en muchos museos, incluyendo el Museo de Arte de Denver, el Museo Heard en Phoenix, la Academia China de Bellas Artes y el Smithsonian.

El impacto va más allá del juego en sí. CITC y E-Line siguen haciendo que su alianza recíproca sea más profunda, y ahora están desarrollando una secuela para Never Alone y posiblemente también una película basada en el juego. Juntos, esperamos aliarnos con otras comunidades a través de este proceso de desarrollo inclusivo para crear una serie de “juegos del mundo” que puedan ayudar a traer voces y perspectivas subrepresentadas al medio.

Otro resultado de la alianza fue el reconocimiento de la necesidad de que haya modelos de inversión de impacto para que los inversionistas interesados en aprovechar el poder de los juegos para lograr un impacto positivo puedan compartir el riesgo, asociarse con talentos creativos y lograr cierto grado de diversificación de su portafolio. De la mano con CITC, estamos invitando a otros inversionistas de impacto para que, a través de inversiones en acciones o a través de canales de ingresos por intereses, se unan a nuestro grupo de inversionistas coherentes con una misión. Estos canales de ingresos por intereses les permiten a los financiadores recibir retornos de sus inversiones directamente de las entradas de un solo juego, o de un portafolio de juegos coherentes con una misión, sin incurrir en los riesgos de liquidez o salida que se desprenden de las inversiones en acciones en empresas privadas. Nuestro trabajo con CITC ha agrupado un diverso grupo de inversionistas que incluyen a otras organizaciones indígenas, fundaciones, empresas sin ánimo de lucro, oficinas familiares y otros inversionistas de primera fase alrededor de una misión unificada y de la convicción de usar los mecanismos del mercado para lograr un impacto positivo.

A medida que los juegos evolucionan de los juegos como productos (los juegos que se juegan y terminan) a los juegos como servicios con procesos sociales de juego (juegos que construyen comunidades y se convierten en espacios sociales), hay una gran oportunidad de crear mundos ricos culturalmente que inspiren a los jugadores curiosos no solamente a explorar otras culturas sino además a explorar, compartir y reflexionar sobre sus propias culturas. Adicionalmente a desarrollar los juegos de manera inclusiva, también apoyamos programas de desarrollo de juegos para jóvenes para ayudar a cultivar una fuerza laboral más diversa para la industria y garantizar que, en una generación, cada comunidad pueda hacer juegos comerciales que representen su propia cultura.

A lo largo y ancho del planeta, gastamos más de tres billones de horas por semana jugando videojuegos y aún más billones viendo cómo se juegan. La inversión de impacto en juegos comerciales que exploren, amplifiquen y compartan culturas son una manera poderosa de apalancar este tiempo y esta energía considerables para garantizar que culturas ricas que se han mantenido durante miles de años sean representadas de manera auténtica y evocadora a través de las nuevas tecnologías y los medios del entretenimiento.

La cultura nos conecta